Cerca de las cumbres de las Akaishi habitan las Orugas Imomushi. Éstas sólo pueden sobrevivir en este entorno tan especial y la Seda que producen, para proteger a sus huevos del frío, es de la mejor calidad.