El reciente descubrimiento del Archipiélago perdido de Ilôs ha suscitado una gran sed de riqueza. Esta antigua cuna de una civilización, rebosante de oro y excepcionales recursos, atrae a Mercaderes de todo el mundo.