Los lugareños de la isla de Bali consideran que su hogar es un mundo dónde habitan dioses y demonios. Para aplacar a sus ancestros, los rituales y ofrendas son algo común y gran parte de las cosechas acaban en los santuarios y templos de la isla.